Esos horribles granitos…

Esta semana, me preguntaba uno de mis primos pequeños por su acné y me trasladaba de nuevo todas esas inquietudes de mis pacientes cuando les hablo de la isotretinoína. El acné es un motivo de consulta tan frecuente, que esto que os voy a contar, generalmente lo explico al menos una vez al día. Con este post quiero contaros las bondades de uno de mis fármacos preferidos.

 Qué es lo que les digo a mis pacientes con acné…

Que están de enhorabuena porque es de las pocas cosas que los médicos podemos curar en la mayoría de las ocasiones. Que a día de hoy no tienen necesidad de sufrir por ello. En el momento en el que pronuncio la palabra “pastilla” generalmente la madre (es frecuente que sean adolescentes) empieza a poner cara de asombro y me dice: “pero eso es muy fuerte, ¿no?…” Yo esbozo una sonrisa y empiezo con “espera a que te explique y vemos ok?”…

Acnemin, Mayesta, Isoacne, Dercutane, Isdiben, Roacutan… Todos tienen como principio activo la isotretinoina. Este fármaco actúa a diversos niveles: reduce la producción de sebo, tiene actividad anti-inflamatoria y queratolítica (hace que los folículos no se taponen por queratina, los “puntos negros”). Entre el 80-90% de los pacientes responde a la isotretinoina. Muchos de ellos no vuelve a presentar acné, aunque algunos precisan un segundo tratamiento.

Y si es tan bueno, ¿por qué? ¿por qué ese miedo? La isotretinoína tiene “mala prensa” porque uno de los efectos secundarios es la teratogenicidad, es decir, que si una paciente se queda embarazada durante el tratamiento, el bebé tiene altas posibilidades de presentar malformaciones importantes. Por ello, han de evitar el embarazo de una forma eficaz, durante el tratamiento y hasta un mes después según la ficha técnica (aunque yo suelo recomendarles que esperen al menos 3 meses para buscar un embarazo). Esto es lo más importante y lo que más incido.

El efecto secundario más frecuente es la sequedad. Los pacientes suelen notarlo más en los labios, que muchas veces se agrietan. La sequedad es dependiente de la dosis diaria por lo que les suelo indicar que si es muy molesto no tomen la cápsula todos los días. La efectividad del tratamiento depende de la dosis final acumulada. Es decir, si se pautan 4 cajas, que al final se tomen las 4 cajas pero no importa si se realiza más rápido (más dosis diaria, más sequedad) o más despacio (menos dosis diaria, menos sequedad).

En cuanto a la dosis os diría que “cada maestrillo tiene su librillo”. Hace años sólo se utilizaba este fármaco para tratar los acnés graves mientras que ahora se utiliza para tratar los acnés moderados e incluso leves. Clásicamente había que realizar una dosis acumulada del fármaco de 120 mg/kg de peso. Yo, personalmente, utilizo estas dosis en los acnés graves y los que son más leves los trato con dosis menores. Si el acné recidiva suele hacerlo de forma mucho menos intensa y se puede reintroducir el fármaco.

A veces puede producirse un aumento de las transaminasas (enzimas que nos informan del funcionamiento del hígado) que generalmente es reversible, por lo que se suele solicitar una analítica a los 2 meses de la introducción del fármaco. Los últimos estudios indican que sólo es necesario realizar dos analíticas: la inicial y la de los dos meses. Por esta posible hepatotoxicidad, los pacientes no pueden beber alcohol durante el tratamiento.

Dependiendo de la dosis, existe más sensibilidad a quemarse con el sol por lo que solemos recomendar el uso de cremas hidratantes que contengan fotoprotector. Es frecuente también, que por ello bajemos la dosis en verano, aunque si se toman las precauciones necesarias con el sol, no es necesario.

Al prinicipio del tratamiento, es normal notar un empeoramiento inicial sobre todo en las personas con acné grave. En ocasiones pautamos la isotretinoina junto con corticoides, antibióticos, la iniciamos poco a poco… hay diversas estrategias para intentar que este empeoramiento no sea muy marcado en los pacientes que prevemos que lo van a presentar. Mi consejo es que tengan paciencia pues después de esta fase incial empiezan a mejorar.

Otros efectos secundarios son: el dolor muscular, el cansancio… Lo cierto es que cuando pauto isotretinoína les digo a los pacientes: “Vas a estar encantado/a”.

Y cuando  terminan hasta ahora nadie me ha dicho lo contrario…

Espero que os haya gustado. Me despido de vosotros desde Málaga, donde he acudido a la Reunión del Grupo Español de Dermatología Pediátrica, un área que me gusta especialmente. Una gozada estar rodeada de gente tan especialista en la materia y que tanto nos aporta con sus conocimientos.

image1(5)

Con mi póster del congreso.

Un comentario en “Esos horribles granitos…

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s